Mandalas difíciles

Los círculos sagrados de la cultura hindú o tibetana que se conocen como mandalas, son figuras que representan el universo y que encierran en sí mismas gran cantidad de figuras secundarias que, en conjunto, forman una rueda de aparente simetría infinita. Por eso se cree que en ellos se contiene el cosmos.

Los mandalas, parte de culturas ancestrales, fueron difundidos en occidente por el psiquiatra Carl Gustav Jung, quien afirmaba que éstos representaban la mente en su totalidad. Al unirse sus ideas con las de las religiones, creía que los mandalas unían el cosmos y la mente humana en un solo símbolo.

Hoy los mandalas son muy comunes en occidente y son utilizados de manera rutinaria para obtener beneficios espirituales, bien sea dibujando o pintando mandalas.

Personas con situaciones muy complicadas puede que requieran de mandalas dificiles para colorear que pongan a prueba su capacidad de concentración y su habilidad para el autodescubrimiento.

¿Para qué sirven los mandalas dificiles?

Existe una gran cantidad de modelos diferentes de mandalas para colorear en Internet. Las redes sociales también están llenas de ideas para iniciar a niños y adultos en el dibujo de los mandalas, pero la práctica hace necesaria una evolución.

Cuando las personas se habitúan a trabajar con mandalas, cada vez requieren diseños de mayor complejidad que les lleven a los niveles de concentración más altos.

Aunque todos ellos se caracterizan por una simetría aparente, hay mandalas para colorear dificiles.

Estos tienen muchos niveles y cientos de formas geométricas imbricadas en su diseño. Los adultos habituados a colorear los mandalas más comunes encontrarán en estos diseños un verdadero reto.

Su complejidad no tiene que ver sólo con la dificultad a la hora de realizarlos, sino por el nivel superior de concentración y contacto con el cosmos y con el yo interno que debe lograr quien lo colorea para llegar a la paz interior total.

El descubrimiento del ser interior y la pintura

El Dr. Jung conoció los mandalas durante la Primera Guerra Mundial, período en que empezó a pintarlos como forma de distracción en el frente. Según sus propios relatos, al principio le parecieron simples dibujos, pero luego se dio cuenta de que estaba evolucionando junto con ellos.

En la medida en que iba pintando, cambiaba simultáneamente a lo que pintaba. Esto lo llevó a concluir que los mandalas abrían una puerta al autoconocimiento por medio de la meditación, la concentración y el arte.

Hoy en día, los mandalas difíciles están al alcance de todos. Los interesados pueden comprar cuadernos con un dibujo complejo en cada página en librerías y papelerías, descargar un paquete de versiones de imprimir o elegirlos uno a uno en esta página web. Lo bueno es que solo tendrás que colorearlos para acceder a otra dimensión mental.

Los mandalas son una estupenda forma de procurarse espacios de reflexión, accesibles para todos, que permiten canalizar muchas energías sin gastar un solo euro. Una terapia eficaz y una llave al poderoso subconsciente a la valiosa información que hay en él.

8,45€
8,90
in stock
5 Nuevo Desde 8,45€
Amazon.es
Envío gratuito
8,45€
8,90
in stock
5 Nuevo Desde 8,45€
1 Usado Desde 7,17€
Amazon.es
Envío gratuito
12,25€
12,90
in stock
7 Nuevo Desde 12,25€
1 Usado Desde 118,33€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 23 de agosto de 2019 15:35

Características de las mandalas dificiles

A veces puede no quedar del todo claro, a priori, si una mandala es fácil o difícil. Los más fácil para evaluar la complejidad de un mandala es analizando la cantidad de espacios para pintar que hay: cuantos más espacios, más complicada será la mandala.

Otra forma de saberlo es mirar, no sólo la cantidad de espacios, sino el tamaño de estos: si los espacios a pintar son muy pequeños, es una clara señal de que esta mandala es difícil, ya que requerirá de mayor destreza a la hora de pintar para no salirse de la raya y que quede todo el dibujo bonito.

Es aconsejable dejarse llevar un poco y, aunque no es aconsejable empezar con mandalas de un nivel de dificultad alto, el objetivo de colorear mandalas es pasar un buen rato, distraerse o meditar, por lo que no es muy grave si por casualidad acabas empezando un mandala más complicado de lo que tenías pensado. Piensa que siempre estás a tiempo de abandonar el dibujo y empezar de nuevo con uno de más fácil, nadie te juzgará! 😉