Mandalas para niños

La palabra mandala tiene su origen en la India y significa “círculo sagrado”. Por su origen místico, se considera a los mandalas como trozos de un plano o mapa del universo, y también como representación de la conciencia de quien dibuja. El macrocosmos y el microcosmos están en ellos.

Debido a su carácter místico, hasta hace poco se les consideraba un asunto exclusivamente de adultos, pero ahora se ha puesto de moda dibujar y pintar mandalas como parte de la exploración de la autoconciencia, proceso al que no escapan los niños.

Es por eso que han surgido libros y guías que enseñan a los niños a pintar mandalas, con enorme éxito, ya que muchos de ellos llegan a apasionarse con la actividad y se hacen verdaderos artistas. Hay una gran variedad de diseños, pero nos atrevemos a recomendar los mandalas de animales, que a ellos les encantan.

Los mejores libros de mandalas para niños

¡Ahorra 5%!Top 1
Taller de la calma. Mandalas maravillosos (Castellano - A Partir De 6 Años - Libros Didácticos - Taller De La Calma)
  • Varios Autores
  • Editor: Grupo Anaya Publicaciones Generales
  • Edición no. 0 (09/24/2015)
  • Tapa blanda: 32 páginas
¡Ahorra 34%!Top 2
Mandala junior
  • Editor: Giunti Editore
¡Ahorra 5%!Top 3
Taller de la calma. Mandalas de animales (Castellano - A Partir De 6 Años - Libros Didácticos - Taller De La Calma)
  • Cinzia Sileo
  • Editor: Grupo Anaya Publicaciones Generales
  • Edición no. 0 (05/03/2018)
  • Tapa blanda: 32 páginas
Top 4
Nature Mandalas Coloring Book (Design Originals)
  • Thaneeya McArdle
  • Editor: Design Originals
  • Edición no. 0 (10/01/2014)
  • Tapa blanda: 80 páginas
¡Ahorra 5%!Top 5
Mandala mix 1
  • Susaeta Ediciones
  • Editor: SUSAETA
  • Edición no. 1 (11/30/2015)
  • Encuadernación en espiral: 64 páginas

Dibujar mandalas es divertido

Los mandalas se dibujan como son herramienta que permite despertar estados de conciencia distintos a lo estrictamente racional.

Funcionan muy bien como técnica de meditación, ya que permite al sujeto desprenderse de la vorágine diaria de ideas y problemas. Cuando la persona se concentra en su labor aflora la paz, llega la inspiración y “el genio en la botella” despierta de su letargo.

Es entonces cuando aparece la diversión. Se activa la creatividad para colorear, y los más intrépidos buscan nuevos materiales y formas de hacer sus propios mandalas.

Los juegos de mandalas para niños

Los niños son muy inquietos y en la vida moderna pasan mucho tiempo encerrados, así que es normal que se aburran.

Los mandalas infantiles, que sirven para colorear o para dibujar, estimulan su concentración y son una herramienta útil para que los niños adquieran destrezas. Los juegos de pintar mandalas para niños desarrollan su creatividad e impulsan sus inquietudes artísticas a muy temprana edad.

Adquisición de habilidades cognitivas

Los mandalas son un apoyo auxiliar en la educación de los niños porque estos desarrollan destrezas manuales, conocen el uso del espacio, el dominio de las formas, las distintas figuras geométricas y los colores.

Por otro lado, el trabajo con los mandalas es minucioso, así que los ayuda a cultivar su paciencia y a aprehender el concepto de cierre de los procesos.

Los mandalas permiten desarrollar los dos hemisferios cerebrales. Cuando el niño es capaz de dibujar sus propios mandalas activa o entrena su hemisferio izquierdo, donde están alojadas las áreas de las matemáticas, la lógica, el orden y el manejo de los espacios. Cuando los colorea, enciende o entrena su hemisferio derecho, donde se expresa el arte, los sentimientos y las emociones.

¿Dónde encuentro juegos de mandalas?

Además de en esta página web, actualmente puedes encontrar juegos de mandalas para niños similares a los cuadernos para colorear en las jugueterías, papelerías y librerías. No hay que olvidar que lo importante es rellenar los distintos patrones, y no hay una forma errada o acertada de hacerlo.

Para los niños no se recomiendan los juegos de mandalas online ya que en este formato muchas de las destrezas antes mencionadas no se adquieren, y la facilidad de cambiar con un clic de actividad no ayuda en la tarea de captar su atención. Lo mejor es imprimir los mandalas y colorearlos con lápices de colores. ¡Llama a los niños y que elijan los que más les gusten!